Archivos de la categoría ahorro

Ahorrar en electricidad

En este apartado vamos a exponer algunas de las cosas que hemos hecho para que el recibo de electricidad sea menor, dentro de lo posible.

En casa tenemos tarifa doble con un coste de 6,1 céntimos en horas valle (de 22 a 12) y un coste de 13’7 céntimos en horas punta (12 a 22).
Para ver el consumo de los aparatos eléctricos que tenemos en casa hemos comprado por 10 euros un medidor de consumo.
  1. Lo primero que hemos hecho es procurar que los aparatos de mayor consumo funcionen sólo en las horas valle.
  2. El calentador de agua. En casa tenemos un calentador de agua enorme, 160 litros. Pensaréis que gasta muchísimo, pues no. Vamos a explicar lo que hemos hecho para reducir el consumo a unos 15 euros al mes en invierno (supongo que será menor en verano). La potencia del calentador es de 2,700 kw, por lo tanto cada vez que entraba algo de agua fría en la cuba, el aparato se ponía en marcha. Los primeros diez minutos se calentaba la resistencia, después calentaba el agua. Solución, hemos puesto un temporizador para que caliente el agua de una vez en horas valle.
  3. Lavadora. Se pone en marcha en horas valle.
  4. Lavaplatos. Se pone en marcha en horas valle.
  5. Aire acondicionado (frío/calor). Procurar que esté en marcha sólo cuando es necesario

Vinos

No somos amigos de la publicidad gratuita, pero os tenemos que informar de un pequeño hallazgo.
Como muchos españoles, nosotros tenemos la costumbre de tomar un vasito de vino con la comida, pero con la dichosa crisis y la disminución de ingresos parece que el vasito de vino de calidad se va olvidando.
Está bien que tomemos un vasito de vino peleón, también llamado vino de mesa, de ese que va envasado en brick y tiene un sabor extraño y a veces un tanto aguado.
Bueno, pues para mí se ha terminado el beber vino sin sabor porque he encontrado un vino con una relación calidad precio excelente.
Ya conocíamos los caldos de las bodegas Daniel Belda de Fontanars dels Alforins (Valencia) y compraba una botella de vez en cuando, sobre todo del tinto Cabernet Sauvignon crianza. Así que me animé a hacer una visita a la bodega y comprar unas botellas. Una vez allí me sorprendí al ver que dicho vino también lo tienen en bodega envasado en baginbox, aquella caja que dentro lleva una bolsa de plástico de forma que con un pequeño grifo uno se pone la cantidad que quiere de vino y el resto queda en la bolsa sin contacto con el aire por lo que se conserva perfectamente.
Pues si el vino embotellado tiene una buena relación calidad-precio, el embotellado en bolsa, que es el mismo, aún resulta mejor (10 euros el envase de 5 litros, precio en bodega) y difícil de igualar. Cogimos provisiones para un par de meses y volveremos a visitarles en cuanto se termine.
Parece ser que dicho envase no tiene aceptación en el mercado nacional y su principal destino es la exportación.
Ya se que me diréis que dicho envase no queda “chic” en una mesa bien puesta, pero no se trata de eso, se trata del consumo diario.
Pues a ver si entre todos vamos exigiendo envases más baratos y ecológicos como ese (no hay vidrio para reciclar), para nuestro provecho y la economía de nuestro bolsillo.