Variedades de café Stracto

Los estuches Stracto contienen 10 cápsulas de café de la mejor calidad envasado en atmósfera protectora. Puede hacer el pedido eligiendo las unidades que necesite de la variedad que más le guste.

DELICATOdelicato

La variedad de STRACTO 100% Colombia. Se ha seleccionado para este café el origen Colombia cultivado en la región montañosa de Huila. Los cafetales, rodeados de árboles que dan la sombra necesaria a la planta del café, junto al agua fresca y las temperaturas de la montaña, le aportan a esta calidad un impresionante sabor afrutado, con cuerpo y acidez suave.

CORPOSSOcorposso

Esta mezcla está compuesta por cafés arábicas como el Brasil, que le aporta carácter y dulzura; y el Colombia, que le otorga un delicado toque de acidez y notas afrutadas, acompañado todo ello con la justa proporción de un robusta que le aporta fuerza y cuerpo.

CLASSICOclassico

La presencia de los mejoresa Arábicas americanos imprimen al Classico de STRACTO un sabor suave limpio y con ligero sabor afrutado. Los acompaña un arábica africano, el Kenia que le aporta un toque de acidez. El resultado es una mezcla que mantiene su consistencia y su carácter en el paladar.

INTENSOintenso

La variedad Intenso está compuesta por varios arábicas de Brasil, Colombia y Nicaragua que, combinados, aportan un suntuoso cuerpo y rico aroma. El resultado final es una agradable taza de café de suaves e intensos matices.

DECAFFEdecaffe

Esta calidad de café arábica de América Central y del Sur destaca por su riqueza de matices y su sabor equilibrado. El suave proceso de extracción de cafeína convserva intactas todas las propiedades de sabor y aroma del mejor café.

Quiero pedir café

Cafetera Caffitaly System

Puede que sea un poco pesado y que parezca que “quiero enchufar”  este tipo de cafetera a todo el mundo, pero no, es que me gusta mucho.

El sistema de elaboración del café es particular, pongo la cafetera en marcha y apenas tarda un minuto en estar preparada. Cojo mi tacita de café de porcelana (tiene que ser esa y no otra) y, con la ayuda del dispositivo que lleva la máquina, la lleno de agua caliente y la dejo así un par de minutos. Cuando la tacita está caliente, pongo la cápsula de café que me apetece en ese momento, le doy al botoncito y se oye como el motor inyecta un poco de agua haciendo una preinfusión, para unos segundos, vuelve a ponerse enmarcha ¡et voilá! ya tengo un café estupendo en unos segundos.

Sea por la calidad del café (todas las variedades son de arábica), por la cantidad que lleva (8 gramos), por su tostado natural, etc… es Sigue leyendo Cafetera Caffitaly System

Tomar un buen café espresso.

Hoy me he decidido a hablar un poco del café, ese brebaje que en la mayoría de los bares nos preparan como algo residual que se prepara porque hay que prepararlo y que el cliente entiende como algo amargo que nos deja un sabor raro en la boca. Es una pena que un producto que representa un alto porcentaje de facturación en los bares y cafeterías sea tan menospreciado.

Fragancia, aroma, acidez, cuerpo y sabor son factores determinantes para elegir el mejor café.

Pero en pocas palabras, un buen café nos deja en la boca un gusto agradable y duradero, ni demasiado ácido, ni demasiado dulce, nada amargo. Sigue leyendo Tomar un buen café espresso.

Una bolsa de patatas fritas, por favor.

Vamos a hacer unas patatas fritas en casa.
¿A quien no le apetece un aperitivo de patatas fritas con un vaso de vino o cerveza?
Puestos a comer una cosa que cuando empiezas ya no puedes parar, y que tiene muchas calorías, vale la pena hacerlas en casa con buen aceite que le dará un sabor especial que no tienen las patatas industriales.
INGREDIENTES:

  • Patatas
  • Sal
  • Aceite de oliva
COMENTARIOS:
Las patatas que más me satisfacen son las de la variedad monalisa, pero tampoco es cuestión de pasarse el tiempo buscando patatas.
Sobre el aceite, uso el de oliva normal, posiblemente me diréis que mejor con aceite de oliva virgen, pero me gusta más que el sabor del aceite no esconda el sabor de la patata.

PREPARACION
Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en lonchas finas.
Para cortarlas he acabado por hacerlo con un rallador multiusos que tiene cuchilla de corte, aunque las primeras veces lo hice con el pelador de patatas y salían muy bien.
Dejarlas en remojo en agua fría con un buen pellizco de sal durante media hora.
Escurrirlas, calentar el aceite y freírlas por tandas. Si usáis freidora eléctrica, se hacen muy bien a una temperatura de 170ºC.
Echar las patatas una a una para que no se peguen.
Para que me salgan bien crujientes voy hundiendo las patatas en el aceite con una espumadera.
Cuando estén en su punto sacarlas, ponerlas encima de papel absorbente y añadir un poco de sal si es necesario.
Si están bien hechas se pueden guardar en sitio hermético para consumir otro día.